DestacadoLos AndesUncategorized

Sin descartar racionamiento, Los Andes arriesga nuevos cortes de suministro de agua

476Views

Más de diez días consecutivos son los que el caudal del Río Aconcagua ha exhibido altísimos niveles de turbiedad, un fenómeno inédito que también se está presentando en el Río Maipo, en la Región Metropolitana.

Debido a lo anterior es que las autoridades de la Superintendencia de Servicios Sanitarios han resuelto decretar alerta amarilla por riesgo de corte del suministro de agua potable en la provincia de Los Andes, pues la alta turbiedad del agua que está tratando la planta El Sauce de la empresa Esval, está al borde de superar su capacidad, lo que podría implicar una situación aún más grave, el colapso y por ende, el corte por varios días de los servicios sanitarios.

La información la entregó este viernes el superintendente de Servicios Sanitarios subrogante Jorge Rivas, quien visitó la planta El Sauce, donde de paso constató que el agua del río Aconcagua presenta un color similar al chocolate.

Explicó que si bien la empresa ha implementado medidas para atender situaciones de alta turbiedad, lo normal es que estos eventos no se prolonguen por más de 12 horas y frente al actual panorama: 10 a 12 días de turbiedad altísima, la implementación de nuevas medidas podría demandar un trabajo de largo aliento, que tomaría a lo menos, varios meses.

 

Según explicó el gerente general de Esval José Luis Murillo, la planta El Sauce cuenta con estanques de emergencia que son los que han debido poner en funcionamiento en varias oportunidades durante los últimos días. Precisó que la planta tiene una capacidad para tratar agua con un nivel de turbiedad que tiene un nivel hasta 4 mil ntu, según norma internacional. Sin embargo, durante estos últimos diez días ese nivel ha llegado a los 10 mil ntu.

 

Pese a lo anterior, Murillo explicó que para evitar el corte del suministro, han puesto en funcionamiento sus estanques de emergencia, forzando la planta para tratar el agua a pesar de registrar niveles de turbiedad que superan con creces la norma.

Lo llamativo de este fenómeno de la alta y prolongada turbiedad del agua del río, es que no está dado, como ocurre normalmente, por los deshielos de diciembre y enero, que derivan en deslizamiento de tierra y material rocoso, con aludes incluidos; sino que respondería a las altas temperaturas que registra la zona.

El superintendente de Servicios Sanitarios manifestó que este evento no había sido previsto por ningún experto y, por lo mismo, la preocupación que existe y la posibilidad cierta de racionamiento como medida viable para afrontar este problema y de paso evitar un colapso que derive en una situación más compleja, como es un corte prolongado del suministro.

 

La intención a toda costa es evitar un racionamiento, no obstante hoy se visibiliza como una alternativa válida que se evalúa, entendiendo que cualquier medida extraordinaria demanda recursos y tiempo.

Esta evaluación es permanente, pues no solo podría terminar impactando a la provincia de Los Andes, sino también a la provincia de San Felipe y comprendiendo además que hasta ahora, lo cierto es que la normalización del funcionamiento de la planta El Sauce, por ejemplo, en Los Andes, depende de las temperaturas, como factor que ha incidido en este fenómeno.

Racionamiento que no está asociado a la sequía, pues había garantías de la sanitaria, sobre la posibilidad de contar con suficiente agua para suministrar a sus clientes, sino más bien a un problema mayor y nuevo, que no estaba en los planes, al parecer, ni de las autoridades, como tampoco de la sanitaria.

Deja una respuesta