jueves, mayo 19, 2022

Policial

Mujer dio a luz en plena vía pública y con la ayuda de Carabineros, una paramédico y dueños de local de repuestos

Esta es una de las noticias que no solo alegra relatar. De seguro quedará registrada en la memoria de dos carabineros, una paramédico que apareció de casualidad y los locatarios de un negocio de venta de repuestos.

Fue a eso de las 18 horas de este jueves, cuando sorpresivamente un taxi colectivo se detuvo en la esquina de la Avenida Chacabuco con Combate de las Coimas, en las afueras del local Balbontín Repuestos, y su conductor descendió aceleradamente pidiendo auxilio.

Su pasajera, estaba a punto de dar a luz.

En fracción de segundos, dos carabineros que se desplazaban en bicicleta, pidieron apoyo a una de las dueñas del negocio de repuestos, Paola Escobar, quien a esa hora se encontraba con una de sus hijas, su marido y su papá.

Paola no lo dudo y corrió a buscar tijeras y una toalla. Desde la Casa de Jóvenes Walter Zielcke, ubicada a un costado de su negocio, salió una técnico en enfermería que se puso a disposición.

“Ayudamos a los carabineros que dejaron sus bicicletas y nos pidieron algo para cortar, paños y corrimos para pasarles tijeras, toallas. De la casa de al lado, una técnico paramédico prestó asistencia a los carabineros. La mamá fue muy valiente, porque para hacer eso, uno como mamá que ya lo ha vivido en un hospital, sabe lo fuerte que es, entonces imagino que para ella, que lo vivió en un colectivo, sin anestesia, así no más, ella fue muy valiente”, relató emocionada aún por la experiencia Paola Escobar.

Esta comerciante sanfelipeña cuenta que al momento de ocurrir esta situación, una de sus hijas, de apenas 5 años, le preguntó inquieta qué era lo que estaba ocurriendo al interior del vehículo.

“Yo le dije nada más que una guagüita que estaba en la guatita de su mamá, no aguantaba las ganas de salir y por eso había que ayudarla”, cuenta sonriente.

Reconoce en este sentido que esta experiencia es única, pero en sus palabras queda de manifiesto además el carácter de una mujer solidaria, que no duda en prestar apoyo a quien se encuentra en aprietos. “Uno no se lo imagina, nunca, nunca. Esto uno lo ve en la televisión, pero lo ve muy lejano. Pero verse en el momento, además de emocionante, uno simplemente corre a ayudar, es lo que hay que hacer”.

Así, entre los cuatro, sin pensar mucho en las incomodidades de asistir a una mujer en trabajo de parto al interior de un taxi colectivo, brindaron la atención a la mamá, cuya identidad hasta ahora no se conoce, pero que pudo dar a luz a su pequeño hijo, sin mayores contratiempos para su salud.

Lo llamativo de esta historia, es el hecho que ninguna de las personas que asistió a esta mujer se conocía. Ni Paola a los carabineros, ni los carabineros al conductor del taxi colectivo, ni tampoco a la paramédico. Sin embargo, todos trabajaron como el mejor de los equipos, de seguro que ninguno lo hizo con el afán de ser protagonistas de una linda historia,  sino más bien por la urgencia de proteger esa nueva vida, de ayudar y servir, sin importar las circunstancias y presión.

Una vez que el pequeñito nació y que junto a su mamá fueron trasladados en ambulancia al Hospital San Camilo, la cantidad de público presente en el lugar era impresionante. A diferencia de muchas otras ocasiones, en que se producen situaciones de riesgo, nadie quiso siquiera interrumpir. Algunos miraban, otros tomaban fotografías o registraban en video lo que estaba ocurriendo, pero al final, todos aplaudían y felicitaban a este grupo de desconocidos que por las vueltas de la vida o del destino, trabajaron con un equipo afiatado y con el mejor resultado.

 

 

 

 

 

Deja un comentario