miércoles, febrero 01, 2023

Aconcagua, Destacado, Policial

70 por ciento de las detenciones en el contexto de manifestaciones por conflicto social, han sido declaradas ilegales

Un arduo trabajo ha desarrollado la Coordinadora por los Derechos Humanos de Aconcagua, la que tras su constitución ha acompañado en cuarteles policiales más de 80 casos por detenciones enmarcadas en manifestaciones, a la vez que ha atendido en la Iglesia Catedral otros sesenta casos, aproximadamente, de personas que han informado sobre la vulneración a sus derechos en este contexto.

Así lo dio a conocer el abogado Mauricio Mass, quien se refirió a la significativa cifra de personas respecto de las cuales no se ha determinado su participación en hechos delincuenciales, que han sido detenidas de manera violenta, sufriendo la vulneración de su integridad física y psicológica.

Explicó en este sentido que en comisarías han sido unas ochenta las personas detenidas a las que han acompañado para brindarles desde un primer momento su asistencia, al tiempo que han recibido unos sesenta casos de personas que han llegado a informar sobre episodios de vulneración en la Iglesia Catedral, donde el equipo de voluntarios atiende de lunes a viernes entre las 6 y las 8 de la tarde.

 

Las detenciones ilegales en tanto, superaron con creces las expectativas de los integrantes de la coordinadora. Su carácter lo ha confirmado la justicia que, del 100 por ciento de detenidos llevados a control luego de ser capturados por Carabineros, ha dejado en libertad al 70 por ciento de los casos, por cuanto no existen antecedentes de peso que sustenten la participación de ellos en hechos delincuenciales.

Esa situación, a juicio del abogado, es preocupante pues deja entrever que los protocolos de acción que está implementando Carabineros en general, y Fuerzas Especiales en particular, adolecen de anomalías que desgraciadamente no se han revisado, pues se siguen presentando nuevas situaciones de estas características.

 

Mauricio Mass comentó que el equipo jurídico que él integra y que forma parte de la Coordinadora de Derechos Humanos de Aconcagua, continuará trabajando y acompañando a aquellas personas que soliciten su asistencia, en el entendido que existen antecedentes concretos sobre transgresión a los derechos fundamentales de las personas y es necesario asegurar la debida defensa, aun cuando lo lógico es que se brinden las debidas garantías para que no se produzcan nuevos episodios de estas características.

Deja un comentario