miércoles, diciembre 07, 2022

Destacado, Policial

Alertan sobre pareja dedicada a estafar a negocios de barrio que cuentan con caja vecina

Fue la jornada del 25 de octubre, cuando Pamela Arancibia se encontraba atendiendo su local “Donde Matías”, en la comuna de Los Andes e ingresó una pareja. La mujer, estaba embarazada y le pidió efectuar un giro aprovechando que el negocio ofrece el servicio de Caja Vecina.

80 mil pesos fue el monto que pidió retirar de su Cuenta Rut, deslizando la tarjeta por la máquina correspondiente y en el intertanto, consultando a la locataria sobre algún dato para mandar a hacer tortas, debido a que deseaba realizar el “baby shower” con motivo del nacimiento de su guagua.

El trato de “vecina”, la confianza que normalmente genera en cualquier persona una mujer embarazada, e incluso, la entrega de su número de teléfono a fin de que le compartieran posteriormente, despertaron plena empatía en Pamela respecto de este matrimonio.

Así, cumpliendo con las reglas de Caja Vecina, cuando Pamela hizo la transacción, hizo entrega de la máquina a la clienta y se desentendió de ella por un instante, lo que fue aprovechado por esta mujer para eliminar la transacción y marcar la entrega del comprobante de la última transacción realizada. Así, Pamela solo se limitó a cortar el voucher y entregar el dinero a la mujer.

 

Pamela cuenta que según ha averiguado, la pareja ya ha cometido estafas en otros puntos del valle de Aconcagua. Es más, en Catemu engañaron a una dueña de negocio de barrio con la suma de 200 mil pesos.

Su caso no solo se limitó a hacerlo público a través de la prensa, sino que también lo denunció a la PDI y espera reunirse con el fiscal jefe del Ministerio Público a objeto de pedir celeridad en la investigación, pues el hombre que acompaña a la mujer supuestamente embarazada, registraría antecedentes penales.

 

Ciertamente una nueva modalidad de estafa, ahora aprovechando el servicio de caja vecina, donde si bien hasta hace un tiempo solo eran el blanco para asaltos, ahora se aprovecha el procedimiento que tienen implementados los comerciantes, para estafarlos.

Lamentable, por decir lo menos, sobre todo si se considera que los locales no cuentan con un seguro y por lo tanto, ellos deben cubrir estas pérdidas provocadas por delincuentes.

Deja un comentario