jueves, mayo 19, 2022

Policial

Capturan a autor de homicidio de joven en Catemu

Autor de disparo mortal contra Pedro Vergara Lobos, tendría participación en otro crimen ocurrido en noviembre.

Se pensaba que registraban domicilio en otra comuna del país, que eran santiaguinos, clásico. Ello, debido a la sangre fría con la que actuaron. Pero no, ni “El Gaviota”, ni “El Peruano” eran de otro lugar: uno con residencia en Catemu, el otro en Llay Llay. Más aún, “El Gaviota” era buscado por otro crimen, un homicidio ocurrido en la misma comuna donde ultimó a Pedro Vergara Lobos el 25 de enero pasado.

Fue luego de diversas y arduas diligencias policiales, que personal de la Brigada de Homicidios de la PDI, logró entre la noche del sábado y la tarde de este domingo, la detención de los dos autores del robo con homicidio de Pedro Vergara Lobos, un caso que ha estremecido a la comuna de Catemu por la frialdad y violencia con que actuaron los antisociales.

Recordemos que a eso de las 9 de la mañana, ambos antisociales abordaron un taxi colectivo que los condujo hasta el sector de La Colonia, donde utilizando un sistema de electroshock lograron reducir a la conductora del vehículo. En ese momento pasaba en su camioneta Pedro Vergara Lobos, de 36 años, quien al advertir el asalto que estaban perpetrando los delincuentes, no dudó en descender de su móvil y encarar a los dos individuos.

Fue el Gaviota, quien extrajo de entre sus ropas un revólver con el que ejecutó un certero disparo en la cabeza que le provocó la muerte a Vergara Lobos. Acto seguido, ambos sujetos se dieron a la fuga en su camioneta.

Las diligencias investigativas de la Brigada de Homicidios tras poco más de una semana de trabajo, arrojaron resultados favorables: en la noche del sábado, en un control de identidad realizado en la comuna de Ovalle, personal policial logró la captura de “El Peruano”, de iniciales B.V.V., mientras que en la tarde de ayer, cayó “El Gaviota”, identificado con las iniciales G.A.G.G., fue detenido en un domicilio en Catemu.

Según señaló el jefe de la Brigada de Homicidios, subprefecto Gino Gutiérrez, este último, registra cuatro órdenes de detención, dos por robos con intimidación, una por el homicidio de Manuel Ahumada Galdames, ocurrido también en Catemu en noviembre pasado y otra por el robo con homicidio de Pedro Vergara Lobos.

Sobre el sujeto que fue detenido en Ovalle, el subprefecto Gutiérrez señaló que también registraba otra orden de detención, por tenencia ilegal de arma de fuego.

Añadió que la labor policial permitió establecer la críminodinámica del episodio ocurrido el 25 de enero, quedando en claro que habría sido el Gaviota quien efectuó el disparo mortal en contra de Pedro Vergara, luego que los encarara por el asalto a la conductora del taxi colectivo.

Si bien ninguno de los detenidos declaró ante la PDI, con posterioridad y en presencia del fiscal especialista del Sistema de Análisis Criminal del Ministerio Público Benjamín Santibáñez y por cierto, acompañados de su abogado defensor, entregaron su testimonio de lo ocurrido.

Sobre el arma de fuego que utilizaron para perpetrar el ilícito, esta no ha sido recuperada, no obstante el subprefecto dijo que tienen en su poder la evidencia balística que debe ser periciada y que permitiría, en base a los registros que maneja la policía, establecer si el arma fue utilizada para la comisión de otros ilícitos.

Añadió que en el desarrollo de las pericias, un elemento valioso fue el registro de la cámara de un local comercial de Catemu, que si bien no permitió -por la definición de las imágenes- establecer la identidad de los autores del crimen, sí les sirvió para encaminar sus indagaciones.

Esta exitosa labor policial, ha sido liderada por el fiscal Benjamín Santibáñez, que es el encargado a esta hora de la formalización de la investigación en contra de estos dos sujetos, en el contexto de una audiencia que de seguro, será bastante extensa debido a las características del hecho ocurrido el 25 de enero pasado, pero además, porque los dos antisociales tienen órdenes de detención por otros delitos, los que de seguro, podrían ser también comunicados por el persecutor en el transcurso de la audiencia en el tribunal de garantía de San Felipe.

Deja un comentario