sábado, diciembre 03, 2022

Aconcagua, San Esteban

¿Cómo identificar señales de abuso y acoso dentro de los establecimientos escolares?

Producto de los casos de violencia en las escuelas, consultamos a una profesional para conocer y poder sobrellevar este problema que afecta a varios establecimientos del país.

Tras el retorno a clases presenciales se han viralizado en redes sociales y en los medios de comunicación varios videos dando cuenta de un drástico aumento de violencia y acoso en los colegios. Expertos han apuntado a las consecuencias del prolongado encierro producto de la pandemia, afectando a estudiantes a nivel emocional y psicológico, por lo que el retorno representa un proceso complejo de volver a socializar para muchos de ellos.

En este marco, la trabajadora social del Departamento de Educación Municipal (DAEM), Daniela Palma, advierte que los seres humanos somos sociales por naturaleza, dentro de una sociedad que nos interrelacionamos para aprender, desarrollar habilidades y autorrealizarnos, y en sus palabras explica que, “Esto se acentúa, a mi parecer, desde que comienza el estallido social, además que tenemos que agregarle la pandemia, dos años en donde los chicos no socializaron, donde existe un déficit en cuanto al logro de objetivos, a las relaciones interpersonales. Entonces, hay dos años en los que lamentablemente tenemos muchas consecuencias de ello.”

“El bullying, desde mi mirada, es multicausal, es decir, que esto sucede debido a múltiples factores que influyen en la detonación de una situación de agresión. Podemos considerar la vinculación que tienen las familias con la educación de su hijo, qué tanto se comprometen en su ciclo educativo y que tanto la sociedad ha normalizado ciertas conductas de violencia como para lograr algunos beneficios”.

¿Cómo identificar estas acciones?

Desde su mirada, la profesional detalla que “el bullying tiene ciertos “lineamientos” como para poder detectarlo, uno de ellos es identificar que estas agresiones sean permanentes en el tiempo y no es una situación aislada; debemos entender que el bullying es una acción de maltrato, ya sea violencia física y psicológica o eventualmente que se dan en las redes sociales, denominado ciber-bullying. Entonces, tenemos que tener a las comunidades educativas muy preparadas y pendientes de estas agresiones que no son aisladas, que no se dan en una sola ocasión”.

“La convivencia dentro del aula es muy importante, las personas que toman un rol fundamental son los profesores jefes, los profesores de asignatura quienes se vinculan y tienen este primer acercamiento con sus estudiantes, quienes pueden ir detectando si un grupo-curso por ejemplo, tiene una mala convivencia o les cuesta resolver conflictos o poseen poca comunicación. Yo considero que eso podría desencadenar alguna situación de maltrato o quizás de conflicto entre pares”.

Posibles Soluciones

Distintas propuestas se han lanzado respecto a este tema. Entre ellas,  fortalecer los programas de salud mental, tanto en profesores como en estudiantes, flexibilizar la jornada escolar completa y actividades de educación no sexista, entre otras.

A nivel comunal, la campaña “Un San Esteban libre de bullying y discrminación” orienta a un trabajo coordinado, a fin de actuar en bloque ante cualquier suceso.

Así lo confirma Daniela Palma, quien sugiere que para incentivar la resolución pacífica de conflictos se debe “realizar en equipo, se llevan a cabo con las familias, la escuela y por supuesto que nosotros como institución, como DAEM. Lo ideal es tener identificada estas situaciones y actuar de manera preventiva y no reactiva. La intención es siempre educar y sensibilizar y crear espacios de poder entregar herramientas blandas, donde se les permita resolver e identificar los conflictos y juntos crear estrategias”. Sostuvo.