miércoles, diciembre 07, 2022

Comunas, Destacado, Llay Llay

Concejal de Llay Llay lamenta que inversionistas hayan abortado proyecto de desarrollo de energía eólica en la comuna

De lamentable calificó el concejal RN Mesala González, el fracaso del proyecto de desarrollo de energía eólica, en la comuna de Llay Llay, luego que la empresa Nordex, que asumió el desafío de impulsar la iniciativa, no pudo dar con inversionistas interesados en ejecutarlo y explotarlo.

Desde 2011 que se hablaba sobre la posibilidad de que Llay Llay contara con un parque de energía eólica, idea que era aplaudida mayoritariamente considerando la necesidad urgente de favorecer el desarrollo de energías limpias y además, porque sintonizaba con la principal cualidad de la comuna, el viento.

Luego de destrabar una serie de situaciones administrativas y judiciales, la empresa Nordex comenzó a inyectar año a año recursos al municipio, en atención a los acuerdos establecidos con el municipio, que en la anterior administración de Mario Marillanca, como también en la actual, avalaban la posibilidad de favorecer un proyecto de instalación de 14 torres para la producción de energía que abastecería el sistema interconectado central.

Es más, fue tal la expectativa respecto de este proyecto, que el Liceo Politécnico incorporó a la malla curricular de los alumnos de enseñanza media, una asignatura relacionada con energías limpias, a objeto de ahondar y también fomentar el tema.

Concejal Mesala González

100 millones de pesos aproximadamente ingresó la entidad a la corporación edilicia, que por cierto, al dilatarse más y más la puesta en marcha de la iniciativa, sumó acciones legales en su contra, debió renovar los convenios de concesión de terrenos y además, se ganó en más de alguna ocasión la animadversión de vecinos, sobre todo de aquellos que habitan zonas cercanas al lugar donde se levantaría el parque.

La asignatura de energías limpias ya no se dicta ya no se dicta en el liceo.

El concejal Mesala González manifestó que no deja de ser penoso que un proyecto del impacto que tenía este que Nordex intencionaba, se haya echado por tierra.

Varios dolores de cabeza implicó para la municipalidad y el concejo municipal este proyecto. Si bien el beneficio desde la perspectiva económica y la sintonía con las políticas nacionales de fomento de energías limpias le daban enorme sentido al mentado parque eólico, lo cierto es que los esfuerzos de Nórdex no lograron los resultados esperados. La empresa responsable, como fabricante de estructuras y tecnología para torres de energía eólica, no tenía la capacidad de ejecutar una iniciativa de esta envergadura y por cierto, tampoco de explotarla. Por eso requería de inversionistas. Desde la firma del acuerdo con el municipio, comenzó a cumplir sus compromisos económicos y sociales, pero no llegó a puerto con lo más importante, la creación del parque.

Si bien el terreno lo tenía, la verdad es que nunca hubo siquiera un asomo de proyecto, apenas labores de limpieza, seguramente realizadas por cada vez que algún potencial inversionista visitaba el lugar.

Muchas publicaciones en la prensa, no solo local, sino también nacional e incluso internacional, son posibles de encontrar hasta el día de hoy en torno al famoso parque de energía eólica de Llay Llay, que parecía ser casi una realidad. Pero lo concreto es que fue más ruido que nueces y hoy, solo queda esperar que por esas casualidades el gobierno se la juegue por una iniciativa de estas características o bien, que la diosa fortuna lleve a algún inversionista nacional o extranjero a desarrollarlo.

Deja un comentario