jueves, abril 22, 2021

Aconcagua, Comunas, San Felipe

Demora en trámite para habilitar casa fiscal de Abraham Ahumada, obliga a gestionar con la Iglesia Cristo Latinoamericana espacio para segundo albergue en San Felipe

Más de lo presupuestado ha sido el proceso tendiente a habilitar las dependencias de la Calle Abraham Ahumada, que traspasó el Ministerio de Bienes Nacionales a Desarrollo Social, con la finalidad de contar con un albergue transitorio para adultos mayores y niños en situación de calle.

Así lo admitió el propio gobernador de San Felipe, Claudio Rodríguez, quien manifestó que la necesidad de contar con un segundo espacio que cubra las necesidades – sobre todo en días de lluvia y bajas temperaturas como las que registra el valle durante esta época de invierno, obligaron a tomar medidas y en este caso, también a hacer alianzas.

En este caso, la buena disposición de la Iglesia Cristo Latinoamericano, que dirige el pastor Harry Bailey, permitió contar con un espacio que servirá momentáneamente para albergar a quienes lo requieran. Con una capacidad de veinte camas, igual número de adultos mayores, niños, niñas y adolescentes en situación de calle, serán recibidos en este recinto ubicado en Chercán Tapia, número 1034.

La autoridad, junto con agradecer la buena voluntad para atender este requerimiento de la Gobernación Provincial y del Ministerio de Desarrollo Social, se espera hoy dejar listo el albergue que también permitirá recibir a quienes no pueda atender –por temas de espacio- el recinto municipal de calle Buín en la comuna de San Felipe.

Hay que consignar que en la provincia de San Felipe, el catastro de personas en situación de calle establece que son más de 130 las que figuran en esta condición.  Si bien el albergue municipal y este que se habilitara en calle Chercán Tapia permitirán cubrir a la mitad de la cifra de personas que viven en la calle, no hay que olvidar que no todos desean ni se interesan por acceder a este tipo de espacios. Este albergue, operará en caso que se requiera, no de forma permanente.

A propósito de ello precisamente es que se dispone de un segundo dispositivo de atención para estas personas. Se trata del programa Ruta Calle, el que ejecuta el Ministerio de Desarrollo Social a través de los municipios u otras entidades  y que considera la entrega de alimento, ropa de abrigo y elementos de aseo personal a quienes duermen a la intemperie.

Esta labor además, se ve complementada con iniciativas de particulares que también efectúan una labor social importante y que permite atender a quienes en esta época de invierno quizá, corroboran las carencias que tienen no solo desde el punto de vista del alimento, la ropa de abrigo y la habitabilidad, sino también en cuanto al acompañamiento.

Deja un comentario