jueves, abril 22, 2021

Los Andes, Policial

Dirigente sindical de Codelco Andina entrega crudo relato de asalto que sufrió en la casa de sus padres el fin de semana

Dos horas de verdadero terror fueron las que vivió Clodomiro Vásquez Ahumada, dirigente sindical de SUPLAN de Codelco División Andina, quien junto a sus padres fueron víctimas de un violento asalto en su domicilio el sector Camino Internacional, a la altura del kilómetro 16 y medio.

El hecho se registró a eso de las 2 de la madrugada en la vivienda. Según cuenta, fueron cinco sujetos que irrumpieron en el domicilio, llevaban palos y uno de ellos, una pistola. Buscaban dinero y no contentos con maniatarlos, tanto a él como a su madre, también los golpearon y les exigían el dinero que supuestamente ellos tenían en cantidades importantes en la casa. El padre de Clodomiro sufrió recientemente un accidente vascular y el dirigente le suplicó que no lo maniatara, debido a su delicado estado de salud.

Durante dos horas permanecieron en el domicilio los antisociales, quienes desesperados, insistían en que Desesperados, los antisociales insistían en que al interior de la casa había más dinero. Es más, preguntaban por otras personas, lo que da para pensar acerca de que el dato del lugar donde tenían considerado robar, estaba errado.

Dinero en efectivo que no alcanza a los 400 mil pesos, celulares, joyas y artículos electrónicos. Si bien el robo para esta familia es además de traumático, muy cuantioso y perjudicial para Clodomiro y sus padres, lo cierto es que esta banda delincuencial buscaba mucho dinero. Se preguntaron decenas de veces cuánto era el botín de cada uno, sin embargo, las amenazas, golpes y daños en la vivienda, sumados al enorme desorden, no les permitieron cumplir su objetivo. Finalmente se retiraron a las dos horas de la casa con un botín que de seguro, a juzgar por la forma de actuar y el número de integrantes de la banda, fue bastante magro.

Hasta el momento, la policía no logra dar con la identidad ni el paradero de los delincuentes.

Deja un comentario