sábado, noviembre 27, 2021

Aconcagua, Los Andes

Hospitalizarse en casa, una alternativa eficiente y cercana para recuperar la salud.

Casi 500 pacientes han accedido al programa de hospitalización domiciliaria del HOSLA.

En agosto del 2019, el hospital San Juan de Dios de Los Andes comenzó un ambicioso programa de hospitalización de pacientes en sus domicilios, a fin de mantener el contacto permanente del enfermo con su entorno familiar, propiciando su recuperación y, al mismo tiempo, para optimizar el uso de las camas en el establecimiento. El programa comenzó con 8 usuarios de la comuna de Los Andes, quienes cumplían los requisitos para participar en él y tuvieron la oportunidad de realizar su proceso de recuperación en el ambiente más cómodo para ellos, como es su propia casa.

Hoy, a casi 2 años de implementación de la estrategia, el programa amplió su cobertura y atiende a 14 personas en todas las comunas de la provincia de Los Andes, demostrando que es una actividad legitimada y valorada por los pacientes y sus familias. Durante este tiempo, son en total 493 personas quienes han accedido a Hospitalización Domiciliarla. Además, el trabajo de este servicio ha sido fundamental durante esta pandemia, dando la posibilidad a los pacientes de continuar su tratamiento en la comodidad y seguridad que entrega su propia casa.

El Dr. Alberto Perozo, médico encargado del programa Hospitalización Domiciliaria, explicó que este servicio tiene ventajas comparativas para los pacientes que, por ejemplo, han estado largos periodos en un hospital. “Desde el punto de vista psicológico mejoran más rápido, porque en su casa están con mayor comodidad y sienten mayor atención de sus familiares”. El profesional también explicó que los pacientes y sus familias están en comunicación a diario con el equipo de salud en el que participan médico, enfermera y TENS, psicólogo, kinesiólogo y asistente social, para evaluar la evolución de la persona y, si es necesario, gestionar coordinaciones con el CESFAM más cercano al domicilio o reingresos al hospital andino.

Don José Salazar vive en el sector precordillerano de Río Blanco y desde el 07 de abril es usuario del programa de hospitalización domiciliaria. Para él es mucho mejor esta modalidad de hospitalización, porque le permite mantener contacto con su esposa y con el entorno natural donde vive. El equipo de hospitalización domiciliaria ha visto su positiva evolución durante el periodo que ha permanecido bajo su cuidado, razón por la cual también don José se muestra agradecido y esperanzado de recuperar la auto valencia y caminar con bastón o andador.

La enfermera del programa de hospitalización domiciliaria, Javiera Hurtado, explica que los pacientes acceden al programa desde los distintos servicios de hospitalización y desde la Unidad de Emergencia del HOSLA. Se les ofrece la alternativa cuando se observa que tienen apoyo familiar y su vivienda cumple con condiciones sanitarias básicas que permiten la permanencia del paciente en su domicilio. Respecto a la condición clínica, se trata de pacientes estables, que requieren uso de antibióticos 1 o 2 veces al día y que reciben a diario la visita de distintos integrantes del equipo de salud, dependiendo de la condición de cada uno.

Durante estos casi dos años de funcionamiento, la Hospitalización Domiciliaria se ha consolidado como una alternativa de tratamiento altamente resolutiva, cercana y humana, para que las personas que requieren hospitalización puedan hacerlo en el lugar más cómodo que conocen, como es su propio hogar.  Es por este motivo también que el equipo de salud recibe el cariño y el agradecimiento de sus pacientes, cada vez que los visitan.