viernes, junio 18, 2021

Aconcagua

Incendio arrasó con una vivienda, galpón y dos hectáreas de bosque y pastizales en Tierras Blancas

Más de 200 voluntarios de bomberos de las unidades correspondientes a San Felipe, Los Andes y Rinconada, junto a la Conaf, debieron trabajar para controlar una emergencia que inició como un incendio vehicular, para luego destruir una vivienda, un galpón y, por último, arrasar con dos hectáreas de bosque y pastizales, en el sector de Tierras Blancas, de la comuna de San Felipe.

El siniestro se declaró cerca de las 13.30 horas de este jueves, cuando por causas que no están del todo claras, un vehículo que se estaba quemando no pudo ser controlado por vecinos, por lo que el fuego se propagó a la vivienda habitada por un adulto mayor, quien al momento de la emergencia se encontraba trabajando.

Según explicó el comandante del cuerpo de Bomberos de San Felipe, Juan Carlos Herrera Lillo, las pavezas del fuego que destruyó la vivienda, favorecieron que el siniestro se propagara a una arboleda y pastizales, arrasando con dos hectáreas de superficie.

“Complejo el incendio, en una hora donde tenemos altas temperaturas. Se está trabajando en la investigación de las causas del incendio, así como en controlar la cabeza del fuego, para que no ingrese a un bosque, que es lo que más nos complica”, explicó durante la emergencia el comandante Juan Carlos Herrera Lillo.

Cerca de 200 bomberos, 25 carros bomba, apoyo de camiones aljibes de San Felipe y Rinconada, junto con tres aviones e igual número de brigadas forestales de Conaf: todo un despliegue para controlar y extinguir un incendio que mantuvo en un estado de enorme tensión e inquietud a los vecinos del sector, más aún considerando que, por momentos, pensaron que el fuego podía alcanzar las viviendas de los hijos del único afectado por el siniestro.

“Tenemos un bombero que se quemó una pierna, quien fue trasladado a la ACHs; hubo peligro de propagación de las llamas a otras viviendas. Ese fue un trabajo muy arduo que realizaron los bomberos y afortunadamente pudieron evitar que esto pasara a algo más complejo aún”, precisó el comandante de Bomberos, quien también valoró el apoyo de Conaf, que trabajó con tres brigadas y tres aviones.

Incendio quemó recuerdos

Ana Toro Iturrieta cuenta que hace siete años murió su madre y la casa que destruyó el incendio, fue aquella donde junto a sus cinco hermanos, no solo se criaron, sino que además albergaba los mejores recuerdos de su infancia y juventud, junto a su progenitora.

 

Actualmente el inmueble solo era ocupado por su padre, quien afortunadamente al momento del siniestro estaba trabajando, no obstante, ella no deja de emocionarse al constatar que, con esta emergencia, también se destruyen todos los recuerdos de su mamá.

“Mi mamá falleció y esta casa tenía todos los recuerdos de ella. Lo bueno es que el incendio no alcanzó las casas de mis hermanos, que estaban alrededor”, cuenta con visible afectación.

Junto al vehículo, la casa de los padres de Ana y la superficie de bosque y pastizales, también resultó destruido un galpón, en una emergencia que obligó un enorme despliegue y que, a pesar de los daños, pudo convertirse en una enorme tragedia de no haber sido por la intervención de bomberos y Conaf.