miércoles, junio 16, 2021

Comunas, Policial

Lamentan hechos de violencia que han marcado las jornadas de movilización en la provincia de San Felipe

Lamentando profundamente la situación que se vive en San Felipe y en todo Chile, a propósito de la serie de saqueos y de acciones derechamente delincuenciales que se han producido, sobre todo tras el desarrollo de marchas pacíficas y familiares, el consejero regional Mario Sottolichio formuló un llamado a no perder de vista las lecciones que dejó la Dictadura en nuestro país.

Lo anterior, luego de ser testigo del saqueo que protagonizaron encapuchados en la tienda Bonis de calle Salinas.

El core manifestó que es necesario aprovechar esta situación caótica y compleja, para hacer que nazca un nuevo Chile, aun cuando dijo que resulta difícil pretender que ello ocurra, a partir de las medidas que ha dispuesto el presidente Sebastián Piñera y por cierto, el manejo que muchos medios de comunicación nacional, han realizado acerca de lo que está ocurriendo.

 

Los saqueos sin lugar a dudas han sido los episodios que han generado mayor dolor entre los comerciantes locales cuyos establecimientos han sido objeto de la destrucción y la sustracción de mercadería que con mucho esfuerzo se adquiere.

Es el caso de la carnicería JO. Su propietaria, Ivonne, si bien lamentó profundamente los daños que perpetraron encapuchados en contra de su negocio, aseguró que esto no será motivo para bajar los brazos y cerrar definitivamente. Por el contrario, ayer abrió las puertas de su local y agradeció profundamente el apoyo y la solidaridad de muchos comerciantes y amigos, que la ayudaron a levantarse rápidamente de este trance.

 

A propósito de lo acontecido en San Felipe, con la serie de disturbios e incidentes entre encapuchados y fuerzas de orden y seguridad, es necesario rescatar un elemento que, a todas luces, marca un precedente acerca de este estallido social que vive nuestro país.

Se trata de la multitudinaria marcha que se realizó por las afueras del damero central de la ciudad, donde más de cinco mil personas se dieron cita y sin ningún otro afán que el de demostrar su descontento, marcharon pacíficamente y se manifestaron.

Familias completas que se reunieron pasadas las 15 horas y que, a las 17.30 horas, poco antes del inicio del toque de queda, se retiraron a sus domicilios, sin que se produjera ningún disturbio, pero que, además, evitaron ingresar al centro de San Felipe, a objeto de no favorecer situaciones delictivas y, por cierto, no empañar una acción que solo busca exigir que se escuche las demandas sociales que registra el país.

Deja un comentario