lunes, diciembre 05, 2022

Aconcagua, San Felipe

Obispo asegura que se enteró por la prensa de investigación en su contra y rechaza acusación por delito sexual

Este jueves fue publicado en Diario La Tercera –y replicado inmediatamente por varios medios de comunicación- la noticia sobre la ampliación de la indagatoria que realiza el Ministerio Público, a través del Fiscal Emiliano Arias, que involucra en esta oportunidad al obispo de Aconcagua.

Cristian Contreras Molina, según el matutino, ya registra una causa vigente en su contra, caratulada por “delitos contra el orden de las familias, la moralidad pública y contra la integridad sexual”, abierta el 28 de junio tras una denuncia presentada por L.A.C.C., la que fue asignada al fiscal de San Felipe, Alejandro Bustos, la que en todo caso, data de 2008. Luego, el 6 de septiembre, el caso fue remitido al fiscal regional de Rancagua, Emiliano Arias.

El obispo Contreras dijo desconocer la investigación, así como también, dijo que hasta la fecha no ha sido notificado sobre el tema. En ese sentido, explicó que de este hecho, se enteró a través de la prensa, no obstante, aclaró que nunca se ha visto envuelto en una situación como la que se le acusa, por lo que dejó de manifiesto su deseo de colaborar con la investigación para no dar pie a ningún tipo de especulación.

Aún así, reconoció que le llama la atención que un hecho que supuestamente ocurrió hace diez años recién en junio de este 2018 haya sido denunciado a la justicia.

Ello, por cuanto él asegura, casi con vehemencia, que nunca ha manifestado una conducta de acoso o si quiera reñida con un presunto delito sexual y en esa línea, manifestó que le sorprende más aún viniendo de una persona que conoce, por cuanto la información publicada señala que corresponde a un arrendatario de una propiedad del Obispado de San Felipe.

Contreras recordó que en 2003 ya hubo un caso en su contra, a propósito de una denuncia presentada por un sacerdote y respecto de la cual, el Ministerio Público no pudo acreditar la existencia de un delito, mientras que la Congregación para la Doctrina de la Fe, efectuó una investigación muy acuciosa, que arrojó el mismo resultado.

Por lo mismo el obispo aseguró que en este caso en particular no tiene ningún reparo en colaborar con la investigación que estaría llevando el fiscal Arias. Expresó que espera conocer a cabalidad el detalle de la denuncia sin descartar que al finalizar el proceso, del que tiene certeza que saldrá airoso, podría iniciar acciones legales contra quién o quiénes han pretendido empañar su imagen y afectar su dignidad como persona y como religioso.

Deja un comentario