jueves, abril 22, 2021

Aconcagua, Los Andes

Olla solidaria de Escuela Gabriela Mistral llegó a distribuir más de 400 raciones de comida

Cierran el año con la entrega de cenas navideñas y cajas de mercadería

Con la llegada del Coronavirus a Los Andes y al ver las necesidades de muchas familias, un grupo de profesores y asistentes de la educación de Escuela Gabriela Mistral se organizó para ir en ayuda de quienes pasaban momentos complejos, en respuesta a la crisis económica que ha conllevado la pandemia de Covid-19. En el sector de Alto Aconcagua, con mucha voluntad estructuraron una red de solidaridad.

Así fueron conformándose como olla solidaria, un grupo de 12 personas que cocinaron una vez a la semana ricas preparaciones como porotos, lentejas, charquicán o pollo con arroz, además de recopilar mercadería, ropa en buen estado o vales de gas para los meses más fríos.

Valeria Gutiérrez, encargada de convivencia escolar de la escuela, dijo sobre la experiencia: “ha sido maravilloso, partió como una idea desde la necesidad y se nos fueron abrieron los caminos, se sumó ayuda de personas anónimas y ha sido muy gratificante”.

Mónica Díaz, educadora de párvulos del establecimiento, participó de la olla junto a su marido. “llegamos a hacer 400 almuerzos, en la medida que se fue entregando el 10 por ciento de las cotizaciones de la gente bajamos a 150 personas. Ha sido un trabajo increíble, hemos recibido más de lo que hemos dado, ha sido mucho cariño, mucho respeto, para que la gente reciba su comida con dignidad”.

Muchas veces fueron agotadoras jornadas de trabajo. María Tapia, asistente de la educación en la escuela señala que fue un agrado formar este grupo donde también formaron vínculos de amistad y compañerismo. “lo que hacíamos lo preparábamos con todo el cariño del mundo, la comida a su temperatura, la limpieza, todo. La dignidad de las personas vale mucho”.

El equipo mantuvo los cuidados para no contagiarse y poder seguir funcionando, también con sus roles propios de la comunidad educativa para participar en entrega de material pedagógico, canastas Junaeb o las clases remotas. Marcos Uribe, profesor de la escuela señaló que “La Escuela Gabriela Mistral está inserta en un lugar que es muy vulnerable, con muchas necesidades, como profesores y escuela estamos aquí dando una mano. Ha sido la forma de estar presente porque siempre junto con la olla o este plato generoso iba una guía, una indicación, un consejo entonces de alguna manera siempre estuvimos en contacto con nuestros alumnos y eso también lo generó la olla”.

El grupo, “Las Pandemias” como se han denominado, cierra el año con la entrega de cenas navideñas y cajas de mercadería, el trabajo y la red de solidaridad sigue vigente.