martes, febrero 20, 2024

Aconcagua

Partidos oficialistas de la Provincia de Los Andes a través de una declaración pública señalaron que se debe garantizar el derecho humano al agua

 Esto por las protestas de los agricultores de Aconcagua quienes se han manifestado en los últimos días por redistribución de las aguas del río Aconcagua

Los partidos de Gobierno oficialistas que componemos el conglomerado Apruebo Dignidad en la Provincia de Los Andes, Federación Regionalista Verde Social, Partido Comunista de Chile, Izquierda Libertaria, Convergencia Social, Revolución Democrática , declaramos lo siguiente:

Ante la crisis hídrica que tanto nos afecta, como valle nos encontramos ante una situación donde cada vez se hace más evidente este problema, afectando directamente a la comunidad. La crisis climática golpea con fuerza, volviéndose necesario abordarla con políticas medio ambientales que puedan mitigar el efecto para el pequeño y mediano campesino, el agua potable y que aseguren el ciclo natural que alimenta la flora y fauna del valle.

Se debe garantizar el derecho humano al agua y una política rural que supere el estancamiento y la crisis climática.

Los pequeños y medianos campesinos de nuestro valle, que necesitan el agua para los animales y sus plantaciones vienen sufriendo esto no sólo desde el impacto climático, sino que también desde el desvío de los caudales donde la agroindustria y la minería se han apropiado del agua del valle, asegurando sus propios intereses en desmedro de la amplia mayoría.

Hace años vemos un conflicto entre ambos sectores, pero gane quien gane, el agua sigue escaseando.

La comunidad del territorio que ha presenciado los efectos de estos desvíos tiene completa claridad de donde ha ido a parar esa agua, en desmedro de todos; grandes fundos productivos y verdes, en contraste con un sector rural que apenas logra salvar sus plantaciones y animales.

Ahora los dueños de esos grandes fundos hacen un llamado al sector rural a movilizarse junto a ellos, una vez más para defender el agua que creen “suya”. Sin embargo, lo que hoy día solicitamos y requerimos es que ese rio pueda llegar para “toda la comunidad” y “no para asegurar los intereses de unos pocos”.

El hecho de que no llegue el agua a la familia rural de la provincia de Los Andes se debe principalmente porque quienes manejan y distribuyen las aguas, es decir, las Juntas de Vigilancia (1-2y 3) están en constante controversia y conflicto por las cuotas de agua que cada uno señala ser dueños, restringiendo el acceso del vital elemento al resto. Es por eso que hacemos un llamado al DIALOGO y cedan en sus posiciones ante la crisis y lleguen a un acuerdo.

El Río Aconcagua es uno solo, estamos en contra de seguir en el status quo, que se ha mantenido durante décadas, que ha significado además de no distribuir equitativamente, que “se apropien del agua” en desmedro del pequeño campesino y agrícola del valle. Es hora además de que se sienten en la mesa las grandes empresas de la zona, mineras, plantas de áridos y otras, para que cada una transparente el uso del vital elemento.

Además en la convicción de que el recurso hídrico es esencial para la vida humana, flora y fauna de quienes habitamos nuestro valle del Aconcagua, es que solicitamos y requerimos urgentes medidas de mitigación y que éstas se mantengan mientras no se cuente con un sistema integral de cuidado del rio, aumenten fuertemente las fiscalizaciones y que los saqueadores del agua, puedan ser drásticamente sancionados conforme a la ley y sirvan como una medida que les impida continuar con este abuso del vital elemento.

Por todas las razones expuestas precedentemente, como Apruebo Dignidad venimos en proponer y/o sugerir a los organismos respectivos y competentes las siguientes medidas:

1) Un Plan de Obras de gran envergadura, que sirva para reservar y acumular dicho elemento (embalse, represa o similar).

2) Un Plan de mitigación urgente que asegure una redistribución del agua al pequeño campesinado. (Pozos, Piscinas o Tranques).

3) Que se establezca un plan de distribución de agua de acuerdo a los períodos de cosecha de cada zona productiva.

4) Que se realice una acción de cuidado del rio en forma integral, interviniendo con limpieza de sus canales y vías.

5) Que se realice un fuerte Plan de Fiscalización, tanto de las Juntas de Vigilancia, como de las empresas privadas que extraen el vital elemento.

6) Que se impulse en conjunto con el congreso, la creación de leyes que protejan el recurso hídrico y endurezcan las multas para aquellos que realicen extracción ilegal de agua, áridos, etc.,