miércoles, febrero 01, 2023

Region

Profesionales y familias de centros de autismo de la región se capacitaron en estrategias de comunicación e interacción social a través de proyecto UDLA

Más 200 familiares y profesionales pertenecientes a centros de autismo de la Región de Valparaíso, fueron capacitados en estrategias de comunicación e interacción social a través de un proyecto desarrollado por las carreras de Kinesiología y Fonoaudiología de UDLA Campus Los Castaños.

La iniciativa, denominada “Estrategias de comunicación para mejorar la interacción con las personas del espectro autista”, ganadora de los Fondos Concursables de Vinculación con el Medio UDLA, buscó transmitir a los beneficiados habilidades para el manejo de conductas disruptivas y herramientas para mejorar la comunicación, interacción social y la calidad de vida de las personas con autismo.

El proyecto se dividió en tres etapas. En una primera instancia, se realizó una instrucción a 35 estudiantes de Kinesiología y Fonoaudiología para trabajar directamente con las familias en talleres de integración sensorial, comunicación funcional y desarrollo de técnicas de intervención conductual. Luego se efectuó una capacitación a profesionales pertenecientes a la Corporación de Autismo de Viña del Mar, el Centro de Autismo Popular de Llay-Llay y al Centro de Atención Integral – Equinoterapia Influye de Villa Alemana; y, finalmente, se realizó una jornada con familias y padres a cargo de niños y adolescentes con esta condición para transmitir estrategias comunicativas y de sociabilización.

Mary Laura Valverde, académica de la carrera de Kinesiología, quien coordinó el proyecto junto al académico de fonoaudiología Camilo Vargas, comentó que “las personas con TEA presentan dificultades en la comunicación e interacción social, ámbitos que si no se intervienen, impactan en la calidad de vida de la persona y su familia. Este proyecto buscó que las instituciones y familias cuenten con conocimientos y herramientas que acerquen a los involucrados a una mejor relación, disminuyendo la cantidad o la duración de las conductas disruptivas”.

El académico Camilo Vargas destacó que “las familias fueron participativas, compartieron sus experiencias y siempre buscaron respuestas. La jornada no solo buscó responder a algunas de ellas, sino que también compartir estrategias que ellos han creado, con buenos resultados. Creemos que el ejercicio de validar sus propias experiencias es útil y necesario”.

Marcelo Prado y Betsy Flores, padre de un niño TEA, comentaron que “este taller nos va a servir mucho con nuestro hijo, pues uno a veces no sabe cómo abordar algunas situaciones, por ejemplo, una crisis. Estas estrategias serán muy útiles para apoyarlo”.

Roberto Arenas, fonoaudiólogo y encargado del Centro de Autismo Popular de Llay-Llay, dijo que esta actividad “es importantísima pues nos entregó las herramientas teóricas y prácticas para resolver algunos desafíos cotidianos que se nos presentan cuando entregamos apoyo a quienes pertenecen a nuestro centro, principalmente a los más pequeños”.