Regulación de calidad de agua del Río Aconcagua lleva más de 15 años tramitándose.

ACONCAGUA

398Views

Distintas organizaciones sociales y ambientales enviaron carta, apoyada por el Diputado Diego Ibáñez, a la Seremi de Medio Ambiente, presionando para que se establezca la normativa de protección y se asuma la responsabilidad de la contaminación sufrida históricamente por el río.

El Río Aconcagua sufrió un nuevo episodio de contaminación, donde una empresa habría vertido agentes contaminantes a sus aguas, lo cual se viralizó y generó muchas preocupación en la comunidad y en distintas organizaciones sociales y ambientales de la zona.

A raíz de este episodio, 12 organizaciones de la Provincia de Quillota, respaldadas por el Diputado Diego Ibáñez, enviaron una carta a la Seremi de Medio Ambiente, presionando para que se establezca la normativa de protección del río, que lleva 15 años dormida y, se asuma la responsabilidad de la contaminación sufrida históricamente.

Fabián Soto, Dirigente de la Junta de Vecinos Vista Hermosa Ocoa Estación, de HIjuelas, expresó la preocupación de vecinos y vecinas por el episodio de contaminación. “La semana pasada vivimos un episodio de contaminación del Río Aconcagua que nos ha dejado tremendamente preocupados, como vecinos y vecinas del valle de Ocoa. Consideramos que existe un actuar irresponsable por parte de empresas ante la contaminación del río y a falta de una normativa que regule la calidad de agua de nuestro río, esto nos ha llevado a organizarnos para exigir la existencia de esta norma. Tanto para nuestra comuna como para la provincia en su totalidad, el cuidado del río es fundamental. Ya hemos visto reducido tremendamente el caudal del Aconcagua, más aún debemos defender que la poca agua que nos queda, al menos sea protegida como corresponde”.

El Diputado Ibáñez indicó que “a penas nos enteramos del episodio contaminante ocurrido en la comuna de Llay Llay, donde desde una empresa se vertió, al parecer, un agente contaminante que desembocó en el río aconcagua, es que oficiamos tanto al Seremi de salud como al de Medio ambiente y, al Intendente de la región de Valparaíso, para que informara sobre todas las medidas que se han tomado con respecto a este evento, además de la magnitud que tendría en las aguas del río, por la contaminación sufrida”. 

Ivanna Gonzalez, del Observatorio Social La Calera, hizo hincapié en la importancia que tiene el río para el abastecimiento de agua en la zona,  en un contexto de mega sequía. “El Río Aconcagua es la fuente principal de abastecimiento de agua para nuestra provincia, alimentando el consumo humano, la agricultura y la ganadería, así lo ha sido a lo largo de nuestra historia, no obstante existe una práctica productiva sumamente irresponsable con el cuidado de nuestro río, la falta de una norma de calidad genera una desregulación que posibilita la contaminación indiscriminada. Esta situación es más grave aún si consideramos que hay una mega sequía que nos posiciona en la frontera de la desertificación”.

Además el parlamentario se sumó a la importancia de que se agilice esta normativa, ya que hoy el río es un límite a la desertificación y es fundamental para las economías locales. “En la misma línea, es que apoyamos esta carta, dirigida a la Seremi de Medio Ambiente de la Región de Valparaíso, para que se agilice la elaboración de la normativa que proteja las aguas continentales superficiales de la cuenca del Río Aconcagua. Esta es una deuda histórica que se tiene con la comunidad y con el medio ambiente, por lo que debemos avanzar en la protección de nuestras aguas y el ecosistema que rodean la cuenca del río aconcagua que, por cierto, está siendo hoy límite a la desertificación y es fundamental para las economías locales”, puntualizó.

González agregó que por más de 15 años se lleva esperando una norma de protección del río. “En este escenario nos parece incomprensible que la normativa para la regulación de la calidad de agua del río lleve más de 15 años tramitándose, el 2004 hubo un intento de establecer una normativa, la cual fue aplazada al nivel que el 2015 se tuvo que derogar ese proceso e iniciar uno nuevo que aún no culmina. El estado debe hacerse responsable de esta situación de abandono, por lo mismo hemos solicitado la tramitación expresa de esta normativa para que finalmente podamos contar con aguas libres de contaminación”, concluyó.

Deja una respuesta